El tereré es una bebida tradicional, oriunda de la cultura del Paraguay. Consistente en cebar o cargar agua fría dentro de una guampa o recipiente conteniendo yerba mate.  Esta agua puede contener una mezcla de hierbas refrescantes machacadas.

La base de esta bebida es la Yerba Mate, un arbusto descubierto en el Paraguay mucho antes de la era de la colonia, cuyo nombre científico es Ilex Paraguayensis. La Yerba Mate es cultivada hoy ampliamente en Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay y es exportada a varios países del mundo.

Dentro del proceso de producción de la Yerba Mate, la hojas y tallos de esta planta son secadas, tostados y trituradas, hay distintas formas de acabado que le dan distintos sabores a la misma.

Se cree que el tereré ya era bebido por los indígenas guaraníes, y que en el siglo XVII los jesuitas aprendieron de ellos las virtudes de la yerba mate (ka’a en guaraní). Según versiones, los guaraníes tomaban la infusión de yerba ya colada (como un té) y también fumaban la hoja de yerba cruda, como tabaco.

Se dice que la palabra tereré es onomatopéyica, referida al sonido que emite la última chupada de la bombilla. Este sonido es tácitamente obligatorio dentro de la ceremonia del tereré, puesto que señala que se ha consumido todo lo que se ha cebado, quedando el recipiente listo para cebarle a la siguiente persona.

La manera de preparar el terere. El equipo consta de la guampa o contenedor en el que se coloca la yerba mate, la bombilla, que es un tubo hueco que consta de un extremo con pequeños agujeritos que permiten el paso del agua, pero no de la yerba y otro extremo con un solo agujero mayor por donde se ejerce la fuerza de succión con la boca, el recipiente de agua fría, por lo general con hielo, que puede ser una jarra, un termo, una botella etc.

El cebador generalmente es el pahagué, la persona menor del grupo, aunque actualmente los mayores ceban para demostrar deferencia.  No obstante, el momento en el que un chico comienza a preparar y beber su propio terere es un momento muy significativo, considerado por mucha gente el instante que ese chico deja la niñez para acercarse a la adolescencia,

Tanto con el Terere como con el mate no se debe agradecer al que “ceba” sino hasta que uno no desea beber más.  La palabra “gracias” le indica al cebador que quien le ha devuelto la guampa ya no desea seguir bebiendo. Por esto, con los extranjeros suele suceder que por cortesía agradece el primer tereré y el cebador lo deja ya fuera de la ronda al no ofrecerle más la bebida.

El tereré es consumido tanto en verano como en invierno, de día como de noche.

Los “remedios refrescantes” en guaraní pohâ ro’ÿsã, que se mezclan para formar el Terere perfecto, no se introducen en la guampa llena de yerba, sino que se echan directamente al agua, previamente golpeados en un mortero. Con el correr de las rondas el sabor se irá “lavando” y haciendo más débil por lo que se deberá cambiar la yerba cuando ya no se sienta, según el paladar de los participantes de la ronda.

Si la jarra con agua y “remedios” se agota, el cebador consulta a los presentes si van a continuar con otra ronda más. Normalmente, sólo se agrega remedios refrescantes en horas de la mañana. Es de creencia popular que en otro horario éstos yuyos pueden ser dañinos para la salud. Aunque no esté comprobado.

Los remedios refrescantes suelen ser adquiridos en puestos de venta en las aceras de las calles en las ciudades o por vendedores ambulantes. Estos yuyos también poseen propiedades medicinales y el conocimiento de los mismos está muy ligada a la cultura paraguaya, los yuyeros (vendedores de yuyos) manejan perfectamente los efectos que produce cada hierba en el cuerpo humano y recomiendan una u otra según sean consultados.

La Yerba Mate es rica en minerales y ha sido objeto de innumerables estudios y publicaciones.

El tereré fue declarado la bebida oficial del Paraguay y Patrimonio Cultural de la Nación, y cada último sábado de febrero se celebra el “Día Nacional del Tereré”.

Deja un comentario