Historia

Mi nombre es Javier y desde chico le tomé el gusto a viajar gracias a las vacaciones familiares.  A medida que fui creciendo,  el espíritu aventurero fue despertando en mi esas ganas de seguir conociendo lugares nuevos con su gente, su cultura, su comida, sus costumbres e historias.

La Casita de la Abuela Hostal Verde

Nuestro patio en la entrada te da la bienvenida.

Viajé por varias ciudades del interior de mi querido Paraguay y por varios hermosos lugares de diferentes países y fue desde la primera vez que me quede en un lugar parecido a un hostal que sentí ganas de iniciar este proyecto…   de ahí en mas al viajar solo lo hacia hospedándome en hostales, posadas, casas de familia, lugares que brindan un ambiente acogedor, calido y familiar, lugares donde uno no es un numero, sino una persona con historias y conoce mas personas con historias que compartir.

La casita de la abuela Hostal Verde es ese lugar, un lugar al que uno entra siendo un desconocido, pero cuando se va lo hace siendo un amigo, un lugar que es como una vez un amigo (Jordan Vargas) lo tituló “tu casa lejos de casa”.

La Casita de la Abuela Hostal Verde

Las plantas son las protagonistas de nuestros espacios

La casita de la abuela Hostal Verde, por que ese nombre?  Por dos motivos:  El primero, porque el hostal está montado en la casa de mi abuela, ella se llama Ida y es una abuela adorable, tierna, atenta y cariñosa.  El segundo, porque tal como ella y mis otros abuelos me mostraron, la casa de los abuelos es el lugar donde uno siempre se siente a gusto, cómodo, atendido, querido y es eso lo que quiero ofrecerte.  La parte Verde, se debe a mi gusto por la naturaleza, trato de mantener los jardines del hostal lo mas verdes posible, tratando de recrear un ambiente de campo dentro del centro de la ciudad.  Al mismo tiempo trato de promover el reciclaje, el compostaje, la compra consciente, la separación de los residuos  y otros factores que ayudan a mantener nuestro  planeta un poco mas sano.

Cuando pases por Asunción, te invito a conocer La casita y compartir conmigo un rico Terere!

Un abrazo.

Javi